Los albos amanecen, este domingo, terceros y a un paso de la clasificación, tras vencer de visita al Limeño, que se hunde

Alianza se sigue burlando de los problemas. Ahora, con un equipo diezmado, pudo imponerse al Limeño, 0-2, para amanecer este domingo en el tercer lugar, con 30 puntos y acercarse a puestos de clasificación. Mientras Limeño cede terreno.

El estadio Ramón Flores Berríos se está convirtiendo en un escenario que da gustó ver fútbol de la Primera División. Un equipo santarroseño al que le cuesta encontrar la regularidad, pero que de igual forma la afición lo sigue apoyando en un buen número.

LEA MÁS: Ex figuras del Alianza siguen brillando en el Papi Fútbol

Fue una noche fresca, sin amenazas de lluvia, donde la música estuvo a cargo de la Furia Limeña, mientras las Barras del Alianza llegaron casi al final del primer tiempo y el ambiente creció.

El duelo tenía etiqueta de ser un partidazo, con dos equipos que crearon una dinámica intensa en la marca y de gran propuesta ofensiva, a pesar de que los paquidermos presentaron un plantel limitado, con algunas improvisaciones en el once inicial, por las bajas de última hora de algunos jugadores, por lo que completaron el banquillo, de cinco suplentes, con cuatro reservistas.

Foto EDH / Jonatan Funes

El cuadro local fue más insistente sobre la meta rival, pero Alianza terminó siendo más efectivo. El poste le negó dos veces la anotación a los cucheros, con los intentos de Ecobar (4′) y Landín (13′). Mientras que, a los capitalinos les pitaron dos fueras de lugar, tras las definiciones de Mancía (7′) y Mauricio (19′).

El gol de los albos, ahora jugando de negro, fue del ex reservista Emerson Hernández, quien en su tercer intento al marco, se animó dejando marcas y sacar un tiro raso, que no fue fácil de detener para Cuéllar (30′).

El estadio silenció con el tanto, mientras los albos festejaban frente a su público, en ese momento sin instrumentos.

LEA MÁS: Alianza presiona en lo alto del Apertura 2023

Limeño intentó conseguir rápido el empate, pero ahora los intentos se fueron desviados: dos sobre la portería y uno, por un costado. Los tres fueron cantados como gol, por los seguidores cucheros.

Por su parte, los aliancista estuvieron cerca del segundo tanto, pero Juan Zumba sancionó fuera de lugar, en la definición del «Cheque» Rivas (38′).

Los locales estaban molestos con el rendimiento del equipo y exigían cambios. Se fueron cabizbajos al descanso. Por su parte, Alianza se sentían completos, con sus dos barras, a quienes saludaron, para el segundo tiempo.

Foto EDH / Jonatan Funes

Limeño adelantó líneas, para buscar rescatar el partido. Pero los albos no les perdieron que reaccionarán y rápido encontraron el segundo gol, que convirtió Rivas (51′), tras una mano del defensor Ariel Escobar, al intentar cortar un centro.

Otra vez, los locales cayeron, mientras se escuchaba más fuerte el «Cómo ni te voy a querer».

Los cucheros sintieron que se inclinó más la cuesta hacia arriba, cuando minutos después perdieron por lesión al mexicano Luis Ángel Landín.

Anímicamente el equipo perdió revoluciones y fueron los aliancista quienes pasaron a controlar el partido, quedando más cerca del tercero, que los locales del descuento. Pero el resultado terminó con el 0-2.

VOLVER A PORTADA



Source link

Por ahed