El Senado ha modificado además su Reglamento para que el presidente del Gobierno y sus ministros tengan que comparecer en el pleno de la Cámara Alta cuando así lo reclame la Junta de Portavoces a solicitud de dos grupos parlamentarios o la quinta parte de los senadores.

 El pleno del Senado ha aprobado la reforma del Reglamento que pretende dilatar la aprobación de la ley de amnistía con mayoría absoluta del PP, el apoyo de los senadores de Vox y UPN y entre quejas de la izquierda, que considera que este cambio reglamentario es inconstitucional.

Tras la reforma del Reglamento, el Senado podrá decidir si una proposición de ley procedente del Congreso se tramita o no por el procedimiento de urgencia -un plazo de 20 días- o de forma ordinaria, lo que demora su aprobación hasta un máximo de dos meses, e incluso más tiempo si por medio hay “vacaciones parlamentarias” como es el caso del mes de enero.

El PSOE recurrirá este cambio del Reglamento ante el Tribunal Constitucional y otros grupos de izquierda también han denunciado que el PP, que se declara constitucionalista, se está saltando la carta magna para dilatar la aprobación de la ley de amnistía pactada entre Pedro Sánchez y el independentismo catalán.

El Senado aprueba la reforma del Reglamento que dilatará la ley de amnistía
El senador del PSOE, Francisco Manuel Fajardo interviene en el pleno. EFE/Sergio Perez

Sostienen que la reforma del Reglamento contraviene el artículo 90 de la Constitución, que fija en 20 días el plazo del Senado para vetar o enmendar un proyecto de ley declarado urgente por el Gobierno o por el Congreso, y la interpretación del TC sobre que esta regla se aplica también a las proposiciones de ley.

El PP rechaza estas acusaciones. Su senador Eloy Suárez ha argumentado que la reforma tiene el visto bueno de los servicios jurídicos de la Cámara Alta, al contrario de lo que ocurrió con la ley de amnistía que redactaron los independentistas catalanes hace dos años y que fue considerada inconstitucional por los letrados del Congreso.

El PP defiende una tramitación ordinaria y no urgente de la ley de amnistía y acusa a la izquierda de pretender evitar que acudan al Senado los jueces y expertos para que “no se conforme una opinión jurídica” que “les diga que es una aberración”.

La amnistía es, para el PP, un “atropello” y un “engaño” para estar cuatro años más en la Moncloa y se opondrá a ella con todos sus recursos. También han expresado su rechazo a un posible referéndum de autodeterminación en Cataluña.

El PSOE, en boca de su senador Manuel Fajardo, ha dicho que espera que el Tribunal Constitucional dé al PP el “repaso” que se “merece” por la reforma del Reglamento, que recurrirán, al tiempo que ha defendido la legitimidad de Pedro Sánchez para pactar su investidura.

Los socios de Sánchez hablan de “dictadura de los perdedores”

Los grupos de la izquierda y los socios de Sánchez, en minoría en el Senado y con mayoría en el Congreso, han acusado al PP de ejercer “autoritarismo” y “filibusterismo” en la Cámara Alta y de practicar la devolución del “golpe por golpe” que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, prometió contra la ley de amnistía.

El Senado aprueba la reforma del Reglamento que dilatará la ley de amnistía
La senadora de Más Madrid, Carla Antonelli interviene en el pleno. EFE/ Sergio Perez

Han coincidido además en criticar la tramitación exprés de esta reforma del Reglamento y reprochar que “la derecha y la ultraderecha” promuevan protestas en las calles en las que se han vivido escenas de violencia.

La senadora de Más Madrid Carla Antonelli ha acusado al PP de pretender dar un golpe de Estado desde el Senado y meter una “dictadura de los perdedores por la puerta de atrás”, mientras que Josep Cleries, de Junts, ve a los populares “más centrados en la venganza que en el bienestar real del país”.

El PNV ha denunciado que el PP emplea el Senado como una trinchera y le ha advertido: “Las trincheras sirven para parapetarse pero también impiden avanzar”.

El Senado podrá obligar al Gobierno a comparecer

El Senado ha modificado además su Reglamento para que el presidente del Gobierno y sus ministros tengan que comparecer en el pleno de la Cámara Alta cuando así lo reclame la Junta de Portavoces a solicitud de dos grupos parlamentarios o la quinta parte de los senadores.

El PP ha empleado su mayoría absoluta, y ha sumado los apoyos de Vox y UPN, para modificar el artículo 182 del Reglamento y especificar que el jefe del Ejecutivo comparecerá ante el pleno, al igual que los ministros, una posibilidad que hasta ahora no se recogía explícitamente en las reglas que rigen la Cámara Alta.

Los populares han introducido este cambio después de que la pasada semana el Senado no pudiera debatir las comparecencias de cuatro ministros porque el Ejecutivo aducía que no estaban contempladas para los plenos.

El PP acusó al Gobierno de declararse en “rebeldía” frente al Senado y de practicar un “boicot” a la Cámara, mientras que el PSOE señala ahora que el cambio en el Reglamento es la “prueba del algodón” de que el Ejecutivo tenía razón al no comparecer.

KEYWORDS

España Internacional



Source link

Por ahed