Especialistas hablan sobre las secuelas que marcan a quienes han vivido de cerca un accidente de tránsito, y sobre la importancia de la concientización en las carreteras.

El tercer domingo de noviembre de cada año se celebra el Día Mundial para recordar a las víctimas de accidentes de tránsito, el cual fue declarado por las Naciones Unidas en 2005. Para este 2023, el foco se ha centrado en un tema de justicia, en el que se aborda la aplicación de leyes de tránsito en los países así como la investigación exhaustiva después de un accidente de carretera, entre otros.

Recordar a todas las personas que han muerto y las que resultaron gravemente heridas en las carreteras, así como reconocer el trabajo de los servicios de emergencias y abogar por un mejor apoyo a las víctimas y sus familias, es parte de la campaña que se desarrolla a nivel mundial.

Dada la magnitud y los efectos que provocan los accidentes de tránsito tanto en la salud mental y física de las víctimas, para los expertos resulta importante tomar medidas que vayan en función de concientizar a la población sobre la prevención y formar en educación vial.

Lee también: Motociclista murió al chocar de frente con camión en San Vicente

De acuerdo con el Observatorio de Seguridad Vial (ONASEVI), entre el 1 de enero y el 21 de noviembre de 2023 se han registrado en El Salvador 16,144 siniestros viales. 1,086 personas han muerto por esta causa y 9,634 han resultado heridas. Durante el 2022 se registraron en el país 18,741 accidentes.

Foto Archivo EDH/ Yessica Hompanera

De acuerdo a las estadísticas, cada día en el país ocurren 50 accidentes de carretera, 29 personas resultan lesionadas y nueve mueren por esta causa. En tanto, cinco conductores son arrestados bajo los efectos del alcohol.

Como principal causa de los accidentes de tránsito se registra la distracción al volante, principalmente por uso del celular mientras se conduce. Esta causa representó el 24% de los accidentes durante 2022, según el Informe de Siniestralidad Vial en El Salvador 2022.

Al hacer un comparativo entre los primeros seis meses del año pasado y el primer semestre de 2023, se puede observar que los accidentes en carreteras incrementaron en un 4% ( 8,425 durante 2022 y 8,727 durante 2023), al igual que el número de lesionados (4,669 durante 2022 y 5,257 para 2023) donde el incremento fue del 6%; en tanto se redujo el número de muertos en un 8%.

El doctor Emilo Salazar, médico intensivista, resalta que por definición “nada existe por accidente”, y para que existan accidentes de carretera debe haber tres elementos que los provoquen: problemas del conductor, problemas del ambiente y las fallas del vehículo. Es ahí donde la responsabilidad tanto de la persona, en tomar medidas como el respeto a las señales de tránsito, y la intervención del Estado en generar políticas que vayan encaminadas a generar condiciones viales seguras, se vuelven determinantes.

A nivel mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1.3 millones de personas mueren en colisiones causadas por el tránsito y casi la mitad de estas defunciones afectan a los usuarios vulnerables en la vía pública, como son los peatones, ciclistas y motoclistas.

El ONASEVI señala que el 40% de las personas fallecidas en lo que va del año son motociclistas, y el 38% corresponde a peatones; en tanto, 16 ciclistas han muerto a la fecha en El Salvador por esta causa.

El Salvador gasta $45 millones en atención a lesionados

Según declaraciones del ministro de Salud, Francisco Alabí, dadas a conocer durante una entrevista en febrero de este año, la atención de lesionados en accidentes de tránsito le cuesta al país entre $40 y$45 millones al año, dato que incluye las atenciones en el sistema público de salud y el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS).

Explicó que, en promedio, un paciente por un accidente de tránsito “está costando cerca de $14,663”, monto que se incrementa cuando se trata de un traumatismo grave, ya que este “puede costar el doble o el triple al sistema de salud”, puntualizó.

Además: Motociclista murió al chocar con camión y ser atropellado en la carretera de Oro

Traumatismos las lesiones más atendidas

Sobre las lesiones, explica el doctor Salazar, las más frecuentes son los traumatismos craneoencefálicos, traumatismo torácicos y traumatismos de la cadera, además de fracturas en miembros superiores e inferiores.

En el caso del pasajero, explica el experto, las lesiones dependen de si el golpe al vehículo es adelante, de lado o por detrás, así como la posición de la persona dentro de este. Cuando el impacto es lateral, una lesión bien común es la del latigazo, añade, que es cuando la cabeza se gira violentamente hacia atrás y luego hacia adelante, ocasionando daños en la columna cervical.

También el conductor del vehículo está expuesto a sufrir impacto directo contra el volante o la parte delantera del automotor, provocándole lesiones por aplastamiento. Los órganos del cuerpo que más se ven afectados en estos hechos son el vaso, el hígado, los riñones, los intestinos y la vejiga.

“La velocidad es un factor determinante en la gravedad de las lesiones de tal forma que si el accidente ocurre a menos de 60 kilómetros por hora pueden haber lesiones graves, pero la tasa de sobrevida es alta. Sin embargo si el accidente ocurrió a más de 60 kilómetros por hora la mortalidad a causa de las lesiones es cercana al 95%”, puntualiza.

En el caso de los conductores de motocicletas, que en general ocupan un alto porcentaje de los accidentes, las lesiones podrían estar acompañas de secuelas de discapacidad con periodos largos de recuperación, por ejemplo, cuando se ha perdido una extremidad o se ha sufrido una amputación. En muchos de estos casos, no solo se genera un impacto directo a la salud de la persona, sino además en el sostenimiento económico de una familia, cuyo responsable posiblemente sea la víctima.

Para el especialista, la atención prehospitalaria durante un accidente de tránsito también tiene mucha influencia en los resultados finales que pueda tener un lesionado al momento de recibir atención hospitalaria.

“El personal paramédico así como los cuerpos de socorros desempeñan un papel fundamental en la atención de las emergencias y debería capacitarse poco a poco también a la población, en atención en primeros auxilios, en lo que podemos hacer para dar primeros auxilios, no solo en una situación de accidente de tráfico sino también en cualquier emergencia o desastre porque eso puede hacer la diferencia en la recuperación de un paciente”, añade el especialista.

Según datos de la Organización Mundial de la salud (OMS), los accidentes de tránsito son una de las principales causas de muerte entre la población joven, entre los 5 y los 29 años.

Para el doctor Salazar, esto podría incidir en esa “sensación de falsa seguridad que tienen los jóvenes de no dimensionar la magnitud de lo que puede implicar un accidente de tráfico”.

Por lo general, explica, la población joven es muy temeraria en cuanto a la velocidad. “Tienen más habilidades que un adulto de mayor, tiene mejores reflejos y pueden muchas veces jugar a distraerse al conducir, sin prever que esa distracción le puede costar la vida o conducirlo a sufrir lesiones que marcaran su vida y la de su familia”, concluye.



Source link

Por ahed