La carrera del capitán se vio marcada por dos grandes emergencias tras ser herido de bala mientras volaba y perder ambos motores en una tormenta.

El histórico piloto salvadoreño Carlos Dárdano anunció su retiro de la aviación tras una carrera marcada por los desafíos, el capitán es conocido a nivel mundial tras haber sido herido de bala mientras volaba y realizar un aterrizaje de emergencia sin provocar daños.

Durante la Guerra Civil de El Salvador, en 1985, mientras piloteaba una aeronave, el capitán recibió una bala perdida que perforó la cabina, costándole su ojo izquierdo, a pesar de la gravedad de la situación Dárdano llevó a la tripulación a tierra.

Otro de los sucesos que marcó su carrera fue en 1988 cuando realizó un aterrizaje completamente exitoso tras haber sufrido desperfectos y la nave en la que volaba perdiera ambos motores, una situación “nunca antes vista” en la historia y que el capitán señala sirvió a la industria para mejorar el sistema y diseño de las aeronaves.

Foto cortesía CEPA

Según Dárdano la nave se vio dañada durante una fuerte tormenta. “No se había dado en el mundo esa emergencia en ese tipo de condiciones, eso favoreció a la industria para que de esa emergencia se hicieran procedimientos, eso ayudo mucho a la industria para que los vuelos fueran más eficientes y más seguros”, señaló el capitán recordando que la tripulación y sus pasajeros resultaron ilesos.

“Puede que sea, estoy muy seguro, el único piloto de línea aérea volando con un solo ojo y haber cumplido todos mis chequeos sin haber rayado ni un solo avión. El de la emergencia se despintó un poco por la lluvia y el hielo, pero siguió volando”, agregó Dárdano.

“Hemos tenido una carrera llena de muchos retos y muchas satisfacciones”, afirmó el capitán.

Tras 49 años de trabajo en los que llevó de forma segura a miles de personas a sus destinos el capitán aterrizó por última vez en el Aeropuerto Internacional de El Salvador el primero de septiembre, donde fue recibido por colegas.

REGRESAR A LA PORTADA



Source link

Por ahed