Infantino, presidente de la FIFA dio su posición y rechazó el beso no consentido de Luis Rubiales a la campeona del mundo, Jenni Hermoso tras la final ante Inglaterra

El presidente de la Federación Internacional de Fútbol (FIFA), Gianni Infantino, reaccionó por primera vez al caso del beso forzado del patrón de la Federación Española, Luis Rubiales, a la jugadora Jenni Hermoso, estimando este jueves en Instagram que «esto no debería haber ocurrido nunca».

«Lamentablemente, la merecida celebración de estas magníficas campeonas se vio empañada por lo que sucedió tras el pitido final. Y lo que siguió ocurriendo en los días posteriores», escribió Infantino sobre el escándalo del beso de Rubiales a la futbolista durante la ceremonia de entrega del trofeo en Sídney, justo después de la final del Mundial femenino ganada por España ante Inglaterra (1-0) el pasado 20 de agosto.

ONU, tras caso Rubiales, señala urgencia de cambios estructurales en el deporte

«Esto no deberia haber ocurrido nunca. Pero sucedió y los órganos disciplinarios de la FIFA asumieron inmediatamente su responsabilidad, tomando las medidas necesarias. Los procedimientos disciplinarios seguirán su curso legítimo», añadió.

La FIFA abrió el 24 de agosto un expediente disciplinario contra Luis Rubiales y luego le suspendió provisionalmente de toda actividad en el fútbol, nacional e internacional, durante noventa días, mientras se investiga lo ocurrido.

Luis Rubiales, presidente de la Real Federación Española de Fútbol. Foto EDH/EFE

«Por nuestra parte, debemos seguir centrándonos en cómo seguir apoyando a las mujeres y al fútbol femenino en el futuro. Dentro y fuera del terreno de juego. Defendiendo los verdaderos valores y respetando a las jugadoras como personas, así como sus fantásticas actuaciones», añadió Infantino en su mensaje, que acompañó con fotografías en las que aparece junto a las futbolistas españolas en el podio del Mundial.

Luis Rubiales, cuyo beso forzado ha suscitado una ola de indignación internacional, fue además denunciado por el gobierno español ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) de su país.

La española Jenni Hermoso, campeona mundial en Australia y Nueva Zelanda, tomó posición tras el escándalo por el beso que le dio el presidente de la federación en la celebración por el título. FOTO EDH / AFP

Si el TAD, competente en España en materia deportiva, estima admitible la denuncia del ejecutivo y decide abrirexpediente, el gobierno podrá entonces, en un plazo de 48 horas, suspender de sus funciones a Rubiales hasta que el caso sea juzgado en el fondo de la cuestión.

Los presidentes de las Federaciones regionales del fútbol español, convocados por el presidente interino Pedro Rocha, solicitaron el lunes la dimisión de Luis Rubiales.

REGRESAR A PORTADA



Source link

Por ahed