El barbudo pelirrojo, con ritmo de country, exuda protesta contra las élites de la primera potencia del mundo frente a la dura vida de la clase obrera

La canción de protesta de un agricultor totalmente desconocido hace dos semanas, que se ha propagado como la pólvora por las redes sociales, se ha encaramado al número uno de las listas más escuchadas en Estados Unidos, desbancando a la mismísima Tylor Swift, según la Billboard.

«Rich Men North of Richmond», el título de la canción de Oliver Anthony, un barbudo pelirrojo, con ritmo de country, exuda protesta contra las élites de la primera potencia del mundo frente a la dura vida de la clase obrera que llega a duras penas a final de mes.

Te puede interesar: Miguel Bosé da lujos de detalles sobre el asalto a su casa pero no puso la denuncia, señala fiscalía mexicana

Desde que fue publicada el 11 de agosto en YouTube, ha sido reproducida en streaming más de 33 millones de veces en dos semanas y se ha descargado 147.000 en menos de una semana, convirtiéndose en el número de la lista Hot 100 que elabora Billboard, superando a artistas consagradas como Taylor Swift, Morgan Wallen y Olivia Rodrigo.

Considerada como «himno político de los obreros» por algunos medios, la canción denuncia a los «obesos que ordeñan al estado del bienestar» mientras hay gente en la calle «que no tiene nada que comer».

En medio de una vegetación exuberante a sus espaldas como único escenario y un micrófono, Anthony, acompañado de una guitarra, arremete contra las políticas económicas liberales de los años 1980 que dejaron la regulación en manos del mercado, o contra el aumento de los suicidios entre los jóvenes varones estadounidenses.

Tampoco deja escapar en «Rich Men North of Richmond» las diferencias entre el sur y el centro rurales y conservadores y las ciudades del este y oeste progresistas.

Lee también: Luis Miguel no está hospitalizado pero sí recibe atención médica en Chile

Tanto, que la derecha y la extrema derecha, liderados por comentaristas  ultraconservadores como Laura Ingraham y Matt Walsh, se han apropiado de la canción, según el New York Times.

La congresista republicana por Georgia (sur), Marjorie Taylor Greene, cercana a Donald Trump y defensora de las teorías conspiracionistas, considera que la canción es un «himno de los estadounidenses olvidados desde hace tiempo por nuestro gobierno», escribió en X, antigua Twitter.

REGRESAR A LA PORTADA



Source link

Por ahed