[ad_1]

Un esquema de vacunación incompleto, sumado a una desnutrición provocada por la crisis alimentaria, son factores que podrían provocar afectaciones en niñas, niños y adolescente, opina el infectólogo

Para médicos especialistas, la deficiente cobertura en vacunas, sumada a la falta de seguridad alimentaria en el país, puede desencadenar problemas aún mayores para la población.

Al hablar sobre la baja cobertura en vacunación para infantes, el doctor Jorge Panameño, especialista en infectología e inmunología, señala que los menores podrían estar expuestos a escenarios en los que intervienen diferentes factores, entre esquemas de vacunación incompletos y la desnutrición provocada por la crisis alimentaria que se podría desarrollar en 2024 por la pérdida de las cosechas.

“Eso sí me preocupa profundamente, el tema de la salud no es independiente, está asociado a la seguridad alimentaria y a otras situaciones”, señala.

Te puede interesar: 70% de las muertes por neumonía han ocurrido en adultos mayores

Panameño agrega que “esta problemática debería ser abordada a través de estrategias en el rubro de la alimentación”.

Parte del Índice de Información Reservada del Ministerio de Salud a julio de 2023. El documento refleja que no hay datos para el público en cuanto a la vacunación covid o el mismo “Plan Nacional de Salud”. Foto EDH

Información reservada

Otra de las preocupaciones de médicos entrevistados es la reserva de datos oficiales en materia de salud, lo cual no permite conocer la realidad de país.

Desde 2020 el gobierno a través del Ministerio de Salud puso en reserva información sobre funcionamiento de la red de salud pública, por lo que el acceso a esta información no está disponible para la ciudadanía.

“La información que se ha logrado documentar ha sido a través de denuncias de sindicatos, gremiales y personal médico, y de personas en redes sociales quienes han denunciado la falta de medicamentos e insumos y la escasez de recurso humano, entre otros”, puntualiza el doctor Rolando Espinoza, pediatra y miembro del Colegio Médico de El Salvador.

“El problema en El Salvador es que actualmente esta información (sobre cobertura de vacunación) son los datos que proporciona el Ministerio de Salud y dichos datos están reservados”, añade el doctor Panameño.

Y agrega: “A mediados de año se publicó las coberturas de las vacunas por parte de OPS y ahí están los datos salvadoreños, porque con OPS no pueden aplicar eso de que ‘mire, está reservada’”.

“Más presupuesto y menor cobertura de vacunación”

En el Proyecto del Presupuesto General de Nación 2024, Hacienda propuso asignar al ramo de Salud $1,261.2 millones, el cual de acuerdo con declaraciones del Ministro Francisco Alabí, contemplaba un incremento de hasta $25 millones.

También: Médicos alertan incremento de casos de paperas de origen infeccioso

En una entrevista en canal 21, Alabí afirmó el 16 de octubre pasado que este incremento estaba destinado para cubrir las cuatro vacunas y el refuerzo de una quinta en el esquema nacional, que fue incorporada en 2023.

Según la comunicación oficial, las nuevas vacunas incorporadas son contra la hepatitis A, la varicela, la hexavalente, neumococo 23 Valente y del virus de papiloma humano (VPH).

Al comparar la cobertura de los últimos cinco años, con la del quinquenio anterior, se puede ver que, en el caso de la vacuna contra el rotavirus, entre 2015 y 2018 esta tuvo una cobertura entre el 82% y el 93%; para los siguientes cinco años la cobertura decayó a cifras entre el 76% y el 82%.

En tanto la de la Polio 3, en el primer caso tuvo una cobertura entre el 81 y el 95%; en el segundo caso estuvo entre el 73% y el 90%. Similar tendencia se tuvo con el fármaco Neumocócica (PCV3), para el primer caso se tuvo una cobertura entre el 75% y 98% versus una cobertura entre 73% y el 92%

Cabe señalar que el presupuesto ordinario asignado para la cartera de Salud de 2022, fue de $1,085,959,209, año en el que en los tres fármacos expuestos anteriormente se tuvo una disminución en cobertura de 6 puntos porcentuales, 13 puntos y 1 punto, respectivamente, en comparación con 2018.

Para ese año (2018) el presupuesto ordinario en Salud fue de $622,435,109, según datos publicados en el portal de transparencia del Ministerio de Salud.

A través de los registros oficiales también se determinó que en 2018 la vacunación contra el sarampión en su primera dosis había alcanzado el 87% de cobertura; mientras que la segunda aplicación se situaba en 85%.

No obstante, estas cifras han presentado marcadas variaciones a la baja, llegando a 2022 con 65% de la cobertura en la primera dosis y el 58% en la segunda aplicación.

Estos registros reflejan los niveles más bajos de vacunación en los últimos cinco años. Durante 2019 la cobertura de vacunación para las 13 enfermedades vigiladas en el territorio se había mantenido y en algunos casos incrementado en uno o dos puntos; sin embargo, con la llegada de la pandemia estas cifras cayeron considerablemente y aún no suben.

“Es lamentable este retroceso. Lo que habría que indagar es ¿por qué?, ¿el Estado no está comprando la cantidad suficiente para ampliar la cobertura?, ¿es falta de presupuesto? o ¿qué es lo que está pasando? Vemos que en la administración de la doctora Violeta Menjívar se tenía menos presupuesto y mayor cobertura”, opinó Morena Murillo, del Foro Nacional de la Salud en El Salvador.

REGRESAR A LA PORTADA

[ad_2]

Source link

Por ahed