ENTREVISTA. El entrenador de la Selección Nacional de fútbol de El Salvador, Hugo Pérez, habló con CANCHA previo al inicio de la Liga de Naciones Concacaf

La Selección Nacional de fútbol de El Salvador está a las puertas de una nueva edición de la Liga de Naciones Concacaf.

CANCHA habló con el entrenador de la Selecta, Hugo Pérez, para conocer sobre sus proyecciones para los siguientes juegos contra Guatemala y Trinidad y Tobago.

Pérez también habló sobre los cuestionados microciclos, así como también de otros temas concernientes a los jugadores dentro y fuera de la Selección Nacional.

Siempre de frente y con la premisa de salir jugando venga quien venga, con ustedes, Hugo Pérez:

¿Cuáles son sus sensaciones de cara a esta nueva edición en Liga de Naciones Concacaf?

Estamos bastante urgidos por hacer bien las cosas, se trata de una vitrina importante para nuestros futbolistas, te ayuda a crecer y un cupo para Copa América. No es fácil porque al pasar de este grupo ya enfrentas a los mejores cuatro de Concacaf. Estamos con el deseo de que esto comience ya, concentrar nuestra semana. No tendremos mucho tiempo para entrenar pero esperemos que los muchachos vengan ya listos para viajar a Guatemala y sacar el resultado que todos queremos, que es ganar. Paso a paso.

Un presente difícil con varios juegos al hilo sin victoria

Recalco, soy responsable, nunca he puesto excusas cuando las cosas no han funcionado. Tenemos un año de no ganar, algo que para muchos, o para pocos, es una situación complicada, de fracaso, de lo que sea. Antes de opinar si se fracasa o no, hay que hacer un análisis profundo y creo que la Selección Nacional ha tenido buenos momentos, diferentes que otros. En lo futbolístico, la idea que nosotros traíamos para plasmar cuando empezamos este proyecto… yo creo que hemos crecido.

Hace unas semanas comentaba sobre el proceso que se comenzó, con el que hoy es, y es diferente. Cuando Carrillo me da la Selección, me dijo que era importante meternos en la Octogonal, teníamos en aquel momento doce años de no hacerlo, nos toca entonces pelear con las islas y pudimos regresar a una Octogonal. También hicimos un papel decoroso en Copa Oro 2021, tuvimos un grupo que cambió de la noche a la mañana por el Covid-19, pasamos con seis puntos en Fase de Grupos y quedamos afuera tras perder 3-2 contra Catar. Las cosas que se hicieron en esa Copa Oro fueron importantes para el crecimiento de nuestros jugadores, volver a competir afuera dignamente y brindar la oportunidad de que vieran a nuestros jugadores, algunos fueron a segunda división (de EE.UU.) pero salieron. Luego nuestra meta era entrar directamente a otra Copa Oro y con los pasos de seguir en Liga de Naciones. Lo conseguimos, otra meta que se había trazado.

En la pasada Copa Oro nosotros somos los responsables de la pérdida contra Martinica. Ese partido se nos complicó en los primeros quince minutos, después reaccionamos pero ya no pudimos darle vuelta al marcador. Dominamos, fallamos un penal, oportunidades, y hay cosas que no se pueden controlar. Después venía Costa Rica en el grupo con Panamá, dos selecciones que, nos guste o no nos guste, entendamos o no entendamos, lo reconozco, son selecciones que por años han estado trabajando mejor que nosotros. No solo en resultados, hablo también de infraestructura, y fueron países contra los que competimos en la Octogonal. Fueron exámenes importantes porque son selecciones que nos encontraremos en la próxima clasificación al mundial 2026. Entonces sabíamos que teníamos que hacer un buen partido con ellos ¿que podíamos ganar? claro que sí, pero lo más importante era medirnos con ellos y saber a dónde estábamos. Esos dos juegos para mí fueron importantes para evaluar a nuestros jugadores y a dónde estamos con ellos, aunque la gente diga otra cosa. Hay que tratar de ganarles, no pudimos, empatamos ambos juegos y es increíble, Panamá llega a la final. Eso habla del trabajo que los panameños están haciendo y que para nosotros fue importante competir contra ellos. Sé que hay muchas personas descontentas, dicen que fue un fracaso… yo pienso que fracaso es cuando no tenés idea, cuando no competís, cuando el rival es muy superior. Eso no lo puedo cambiar. Pero estoy agradecido con nuestros jugadores por el empeño que ponen. No me excusaré de nada, sigo trabajando hasta que la Normalizadora diga, ahí se acabó.

Me sigue motivando que la mayoría de los jugadores han entendido qué significa competir internacionalmente, no es fácil, no tenemos las herramientas todavía. La mayoría (de los futbolistas) ha entendido la necesidad de tener disciplina, deseos de superarse… cometemos errores, sí, es la realidad, pero aparte de eso seguimos trabajando para no cometerlos; para tratar de pelear un puesto para 2026. El análisis de la gira en Asia ha sido bastante positivo, solo el hecho de haber podido jugar contra esas selecciones en el mundo, no tiene precio. Eso les servirá mucho a los seleccionados. Para esta Liga de Naciones trataremos de ganar los partidos en casa, no puedo estancarme ¿qué me preocupa a mí? el estado de nuestros jugadores, gracias a Dios en Selección tratamos de darles todo eso. La Selección no es mía, no es de quienes están detrás del micrófono o una pantalla, la Selección es nuestro de país. Debemos de hacer todo lo posible porque nuestro jugador tenga las cosas que necesita, cuando tengamos todo eso, podemos empezar a exigir todo lo que queramos.

Aquí en El Salvador nosotros tenemos que ayudar a nuestros jugadores para después exigirles. Para mí la mayoría de los jugadores a quienes hemos tenido en Selección han crecido, les falta aún, pero les digo siempre: ‘tiene que haber un día en el que quebremos esto, de ganar el partido que nos abra puertas y tener constancia’. Es importante analizar cómo ganás, si esa manera de ganar te ayudará a crecer en un futuro, de acuerdo; porque ganar es fácil cuando te enfrentás a adversarios que no te exigen, es fácil, y a veces uno se exalta, pero hey, mira a quién le ganaste. Competimos para clasificar a un mundial, antes hay que trabajar en una base, que aunque al principio, ganar todo el tiempo no se nos ha dado, tarde o temprano romperemos con eso; pero ya con un fundamento bien trabajado. Respeto el trabajo de otros entrenadores. Cuando ves a los equipos más trabajados tienen talento, infraestructura, y trabajo de muchos años.

Mi meta cuando nos vayamos es dejar un fundamento para los jugadores quienes vengan y sean dirigidos por otros entrenador, se les haga más fácil el trabajo. Tenemos que empezar a ganar con fundamentos, no por accidentes. La gente solo ve el resultado, pero no es así, uno quisiera ganar todos los partidos, pero hay que poner los pies en la tierra y saber a dónde estamos. Debemos de ser más cuidadosos para saber a dónde estamos, un periodista me dijo ¿no le preocupa profesor que usted esté perdiendo credibilidad? no me preocupa, es que no tenemos credibilidad y queremos tenerla, una base donde podamos sentirnos orgullosos de lo que estamos haciendo, es la realidad. Si voy y me veo un espejo y luego olvido quién soy, estoy mal. Nosotros vamos para adelante a pesar de las críticas y de las cosas negativas. Uno fracasa cuando se da por vencido, yo seguiré luchando hasta que Dios decida para mejorar a la Selección.

Foto EDH/ Jorge Reyes

¿Qué hay sobre buscar modificar los microciclos?

Daré un ejemplo, lo platicamos con Daniel Serravite, un profesor de alto rendimiento. Lo traje acá, trabajé con él cuando yo estaba Estados Unidos (con la US Soccer) trabaja en la Universidad de Miami. Tenemos ya un tiempo de estar trabajando con Serravite y cuando surgió la idea de los microciclos, él me dijo ‘los microciclos son buenos siempre y cuando se organicen bien’ ¿por qué?. Cuando un futbolista juega 90 minutos, lo normal en un club que tiene todo lo necesario, es que al siguiente día llega a club, donde tiene hidromasajes, masajistas, donde hay un gimnasio, donde tienen todo.

El preparador físico toma a esos futbolistas quienes jugaron todo el partido y hacen ejercicios de recuperación. Tras eso, ahí se acaba el día para ese jugador quien disputó todo el encuentro, un lunes. El martes, si es semana larga, no entrena ese futbolista. Tiene que tener su alimentación de recuperación, sus líquidos de recuperación, y todo lo que debe hacer para que su cuerpo llega a la normalidad. Ese martes no entrena, viene miércoles, se juntan quienes jugaron todo el partido y quienes no, para preparar el partido del sábado. El miércoles es más leve, ni muy fácil, ni muy difícil. Luego viene el jueves y es el día que más exigencia puedes demandar para el jugador, para que llegue en óptimas condiciones el sábado. El viernes ya es otra parte de soltura, jugadas ensayadas.

El periodo más fuerte de entrenamiento puede ser miércoles por la tarde, no en la mañana, y el jueves. Daniel me dice, vos estás haciendo microciclos pero no tienes tiempo para trabajar lo que quieres, porque el jugador llega el domingo y se concentra con nosotros, y nosotros hacemos la recuperación para él, él viene el domingo. El lunes hay gimnasio, hidro, masaje, el lunes en la noche hielo y un poco de ejercicio para soltar. El martes debe ser un día que no se trabaje ¿pero qué hacemos nosotros? recuperarlos el martes también, el martes en la noche ya metemos las ideas de las sesiones que queremos, pero no a alta intensidad, porque ese jugador no ha descansado propiamente. Ya el miércoles, que es el día que podemos darle, en la mañana le damos ya más intenso, pero ese día se va.

Lo que quisimos trabajar lunes y martes, quisiera trabajar dos sesiones, serían cuatro en total, y el miércoles una más, cinco. Pero ese proceso con ese jugador que tuvo los 90′ el domingo no se puede, porque lo puedes lastimar ¿por qué digo esto? porque tenemos GPS’s para controlar las cargas de trabajo de cada futbolista en Selección todos los días: partidos, minutos, sesiones, todos los días. Entonces no puedo pasarme de eso, por eso tengo un entrenador de alto rendimiento y un preparador físico. Lo que he pensado, y he sugerido con Diogo, el nuevo director deportivo, son dos cosas. Una es que yo ya lo intenté y en la Primera División dijo que no en ese momento, que los jugadores quienes vienen de Selección y van a hacer microciclo en la semana, que jueguen los partidos el viernes en la noche o el sábado. Nosotros nunca hemos negado microciclos, hay quienes dicen que no sirven, yo sigo insistiendo en que sí, pero cuando se hacen correctamente. Lo otro, es, si no se puede cambiar (adelantar los partidos en LMF a viernes y sábado) entonces que lleguen el lunes en la noche. Que sus equipos les den las herramientas para que se recuperen, entonces ya entrenan martes, miércoles y que se vayan el jueves tras el último entreno, porque eso nos da más tiempo de trabajar. Es sencillo, no es invento mío, esto lo hace todo el mundo que está con equipos y saben cómo manejar futbolistas, esa es la otra opción. Muchos de los jugadores no están acostumbrados a jugar cada tres días. En este último microciclo que no hicimos… vimos el calendario de la Primera, venían jugando domingo y miércoles, después tenías tres equipos compitiendo en Copa Centroamericana… de lo contrario, en este momento, de la manera en que se programan los microciclos, para que den más frutos, tenemos que alternar eso que acabo de explicar. Y si no, no hay ningún problema, es una decisión de los equipos, si no se puede, no se puede, y nosotros, ya esta semana que viene los jugadores, platicaremos con ellos para brindarles ayuda. Aquí lo importante es que el futbolista esté bien, que entrene bien, que coma bien, prepare bien, porque no es lo mismo, jugar en tu liga, cualquiera, que jugar partidos internacionales duros. Esa es la idea. Diogo lo planteará a la Primera División y ellos decidirán lo que quieran, pero la realidad con hechos científicos, es que de la manera en que lo hemos estado haciendo es bien difícil porque los jugadores vienen cansados y nos les puedes meter (trabajo fuerte) hasta el tercer día tal vez, más dinámica a los entrenamientos. A nosotros nos cuesta. Por último, lo que sería más extraordinario, sería tener a esos futbolistas a tiempo completo, como lo hicieron hace varios años atrás. Esa es mi idea, no quiere decir que la tienen qué hacer. Si los tuviéramos a tiempo completo podríamos diseñar el plan de trabajo para cada uno de ellos a diario, para poder darles ese extra trabajo que necesitan.

Sigo pensando que nuestro jugador tiene capacidad, pero que le falta mucha preparación. Hace unos días escuché a «Leo» Menjívar y decía que llega al club a las 6:30 a.m., a las 7:00 a.m. desayuna en el club, luego va al gimnasio antes de salir al entreno, luego del entreno voy a recuperación, masajes, y luego voy a almorzar siempre en el club. Luego se va a su casa como a las 2:30 ó 3:00 p.m. Enrico cuando estuvo en Vitesse, yo fui, platiqué con gente del club y me mostraron sus vitaminas, sus dietas, lo pesaban todos los días, los trabajos que hacía de resistencia y potencia, aparte de los entrenos. Ese jugador está bien preparado para competir no solo cada tres días, sino que internacionalmente. Aquí en nuestro país necesitamos hacer eso, para nuestros jugadores, mientras eso no se haga, por las razones que sean, siempre tendremos un déficit en nuestro jugador nacional.

Tenemos que encontrar cómo poderles ayudar, y eso hemos hecho en los últimos dos años. Cuando vine encontré cero herramientas para los jugadores, luego de dos años hemos empezado a invertir en esas herramientas. Hay gente que ha invertido desde afuera para que nuestros futbolistas tenga al menos lo necesario, cuestan dinero, y hemos buscando ayuda y nos la han brindado, no tengo vergüenza en decirlo. La prioridad seguirá siendo sobre cómo ayudar al jugador a ser mejor.

¿Qué hay de quienes se quejan sobre la convocatoria de 15 ó 18 jugadores a microciclo y al final elige tres o cuatro para un partido?

Nosotros tenemos una base de nacionales ¿por qué hacemos los microciclos con los nacionales? porque creo que también, el jugador de Selección antes, estaba acostumbrado, a que cuando él era convocado, automáticamente iba a jugar, siempre, siempre, anduviera bien o mal, por el prestigio que el futbolista pensaba que tenía; conmigo no es así. Nuestros jugadores nacionales o internacionales, cuando sean convocados, deben ganarse ese puesto.

Ahora, los microciclos de aquí, llamo a futbolistas nuevos a veces, uno, porque veo la Liga Mayor, y dos, porque hay jugadores en todas partes del mundo a un nivel alto. Las selecciones a veces convocan Sub-20 ó Sub-23 a la Mayor, y a la misma vez, esas convocatorias ayudan para que ese futbolista nuevo ayude a conocer lo que se está haciendo en Selección Nacional. No quiere decir que por traerlo automáticamente tiene que estar en Selección, esa es una idea errónea. Ese joven o nuevo quien viene, y esa semana, trabaja fuerte, y es lo mejor que tenemos, yo lo invito. Fue el caso de «Leo» Menjívar y es el caso hoy de Alejandro Henríquez, entonces sí sirven los microciclos. Ahora, quienes vienen y no se adaptan o no muestran lo que yo quiero, entonces, perdón, pero los llamaré hasta que hayan mejorado. Cuando vienen los jugadores los analizamos y determinamos si estarán o no en la Selección. Si no son, no estarán. La gente dice que es perdedera de tiempo y no lo es, entrenar con Selección y entrenar con un equipo es distinto, las metas son diferentes, los trabajos son diferentes, el jugador quien viene a un microciclo y nos llena el ojo se quedará en Selección. Pero no pararé de hacer microciclos porque escojo pocos futbolistas. «Muchos son llamados pero poco son escogidos», se puede leer en la Santa Biblia. Es lo mismo.

En Primera dicen que usted solo les ha mostrado un calendario y no un plan de trabajo

Ellos tendrán sus opiniones. Yo recuerdo haber estado con el Lic. Téllez del Comité de Normalización, hicimos una presentación de calendario y también de lo que se trabaja, el plan, cuando un futbolista viene a Selección. Se los presenté con ejercicios y videos. Ahora si ellos no lo recuerdan, no sé por qué, es la realidad. Yo les presenté cómo trabajamos y después invitamos a los preparadores físicos (de LMF). Los invitamos a almorzar y estuvimos tres horas sobre el trabajo que hacemos con los seleccionados, para cada jugador y lo que hacemos, ejercicios, cómo los recuperamos, la dieta que tienen… ese es un plan de trabajo.

Si quienes han dicho que no tenemos plan de trabajo (persisten en esa idea) bueno, yo los invito a que vengan aquí a la Fesfut y les haremos una presentación de casi tres horas de todo lo que hemos hecho en los últimos dos años, la preparación, el plan, que vengan aquí y con mucho gusto. Ustedes quieren saber, quieren criticarme, vengan aquí y convénzanse. Yo les doy permiso que vengan a los entrenamientos, eso que intentamos luego hacer (poner en práctica) en los partidos, porque si no lo hacemos soy un mentiroso, pero he sido profesional en tratar de facilitarles la información. Si ellos no lo recuerdan o no estuvieron, no es problema mío. De doce equipos solo vinieron siete preparadores físicos, y nos dijeron muy buenas cosas. Nos contaron cómo trabajan en sus equipos, las cosas que ellos no tienen, los futbolistas cómo son. Nosotros somos una institución abierta, y lo que dijeron, pues no es cierto. Ahí estaba el Lic. Téllez. Mi responsabilidad es no ocultar nada, sino les gusta mi trabajo, se respeta, pero hemos enseñado cómo trabajamos. En el ámbito internacional y profesional todo equipo tiene su calendario, desde pretemporada hasta que termina la temporada. Yo no vengo a inventar.

¿Qué conclusiones hay de los próximos rivales a vencer en Liga de Naciones?

El pasado es pasado. Guatemala hoy vive un buen momento y qué bueno por ellos. Trinidad tiene futbolistas jugando afuera, pero con ellos no sabes, un día juegan extraordinario y al siguiente no sabes qué puede pasar. Nuestros jugadores deben entender el plan de los partidos, cómo saldrán a jugar, tomar decisiones. Damos las herramientas y la info para que estén preparados, no será fácil. Hace dos años que les ganamos en Copa Oro, ahora tienen un entrenador muy capacitado, han mejorado, han traído jugadores de afuera, será difícil. Hoy tenés que ser respetuoso y precavido de no menospreciar a nadie. Son juegos que necesitamos encarar para saber a dónde estamos, en lo que viene el próximo año (Eliminatorias Mundialistas) para competir en lo que no hemos hecho en los últimos 40 años, no podemos olvidarnos de eso, para poder llegar lo mejor posible a partidos internacionales en junio 2024.

Foto EDH/ Jorge Reyes

¿Cómo viene el tema psicológico para estos dos juegos?

La psicología tiene que ver con la preparación de un jugador, un ejemplo, un futbolista pierde confianza o tiene temor por estas razones. Una puede ser que no está acostumbrado a jugar partidos de alto nivel, pero mientras le vas dando esos partidos, él se va acostumbrando a ese nivel. Entonces se va enterando que sí pueden competir, entonces nuestros jugadores se han ido dado cuenta qué sí pueden. Lo otra razón es la preparación de ese jugador, en su club, en Selección, e individualmente. Si él llega a una concentración, sabiendo que puede correr más de 90 minutos, ese jugador llega psicológicamente bien preparado. Si él sabe que se alimenta bien, que se recupera bien, que entrena bien, y que hace trabajo extra bien, él tendrá confianza en sí mismo. Es la realidad. Yo puedo decir: ‘jugaré contra esos y les voy a ganar’ pero si no tengo la preparación estoy mintiendo, es la verdad. Lo otro, que creo que es importante, he sido honesto con ellos.

Si ellos han hecho bien todo eso ellos no deben de tener miedo a equivocarse, esa es la arma que te juega en contra y también cuál es tu reacción cuando te equivocas. A algunos cuesta que entiendan eso más rápido que otros, pero para mí lo más importante es cómo ellos vienen de sus clubes físicamente, bien entrenados, bien preparados. Hoy en los partidos ya no puedes jugar 60 minutos, el mundo del fútbol ha cambiado, y eso tiene que ver con el entorno del que viene el jugador. La Selección tiene ahora una persona quien trabaja específicamente para la alimentación con ciertos jugadores ¿por qué? porque si no te has recuperado bien con las cosas que tienes que comer tu cuerpo no se sobrepone y te lesionas. Si no quieres lesionarte, preparate bien, ten una dieta balanceada y trabaja para no lesionarte. Porque aquí es al revés, el jugador se lesiona y empieza a prepararse, no, te preparas para no lesionarte. Se ponen todas esas en conjunto y el jugador ya está bien. Te doy las herramientas, pero la mente te juega algo positivo o negativo, pero acá te daremos recursos para mejorar ¿cómo estamos? lo veremos primero el jueves en la noche.

Un mensaje para la afición, profe

Doy gracias a Dios, yo no soy religioso, pero veo lo que (Él) ha hecho conmigo; estoy agradecido con Él por darme la oportunidad de venir a mi país y tratar de ayudar. A quienes están en mi contra, a quienes critican, no voy a ponerme a discutir con ellos; no soy nadie para hacerlo, que sigan hablando lo que quieran, al final tengo que hacer mi trabajo.

A la afición se le debe de dar algo que creo que aquí nos hemos olvidado, lo que la afición merece, es que nosotros quienes representamos a nuestro país y a nuestra afición, no solo en lo futbolístico, tenemos la responsabilidad de llevar a un país completo; en el fútbol como fan, si yo voy a ver a la Selección jugar, lo que demandaré no solo serán resultados, demandaré también que trabajen fuerte y que luchen hasta el final. En el deporte a veces gana el mejor, pero a veces el mejor no es el conjunto. Un partido a veces se decide por una jugada de un futbolista quien se inventó algo y te rompe todo esquema.

Con la afición, tenemos la responsabilidad, que jugamos y seamos dignos representantes. ¿Perdemos? perdemos, pero vamos a luchar. Lo que más anhelo personalmente es que nuestra afición, de todo lo que ha sufrido, vivido… porque hemos vivido momentos desastrosos en nuestro fútbol, hemos perdido credibilidad en ese camino con nuestra gente, de aquí y de afuera, no es fácil recuperar todo eso, lleva tiempo. Mientras yo esté aquí seguiré luchando para que se ellos se sientan satisfechos en Selección. Si no logramos los triunfos que la gente pide, Dios dirá y me sacarán y vendrá otro. Yo cuando hablo con los futbolistas les digo, hey, qué lindo sería hacer feliz a las personas quienes sí realmente llevan el corazón a la Selección. Aquellos quienes su alegría es ver a la Selección que gane, esa gente que trabaja desde las cuatro de la mañana y vuelve a las ocho de la noche y no sabe cuánto dinero va a llevar. Para eso estamos luchando, miren el ejemplo de esta gente, esta gente no habla, no se queja, pero va y trabaja y los ves todos los días, ustedes tienen que tener esa mentalidad, esa es la gente luchadora en nuestro país. Sólo hablar es fácil.

VOLVER A PORTADA



Source link

Por ahed