[ad_1]

Desde hace más de cuatro décadas se instalan decenas de negocios en las fronteras de Las Chinamas y Valle Nuevo. Las personas consideran que encuentran productos de buena calidad a precios bajos

Cada miércoles, decenas de negocios se instalan entre las fronteras de Las Chinamas, en Ahuachapán, y Valle Nuevo, en Jalpatagua, Jutiapa, Guatemala, para ofrecer ropa, zapatos, accesorios e, incluso, hortalizas.

Son cerca de trescientos metros de calle donde las ventas se instalan; lo hacen en ambos sentidos de la vía.

Aunque nadie precisa el número de negocios informales que llegan una vez a la semana a dicho punto fronterizo, algunos estiman que el número podría superar los doscientos. A ellos se suman otros que se encuentran en locales y que funcionan de forma permanente.

Lea además: Ahuachapán está abarrotado por las últimas compras de Nochebuena

Sin embargo, los que llaman la atención de la mayoría de personas son los que se ubican cada miércoles a la orilla de la calle.

Esto debido a que consideran que proporcionan precios más bajos que en otros lugares, incluso, que en la capital salvadoreña.

El paso de los vehículos se vuelve lento en la zona donde se instalan los negocios y las personas buscan artículos para comprar. Foto EDH/Cristian Díaz.

Antonio Gutiérrez tiene 43 años de edad y reside en Ahuachapán. Desde pequeño conoce sobre el día de comercio que se desarrolla en dicha frontera, ubicada a dieciséis kilómetros de la cabecera departamental; pero nunca había ido a comprar.

De pequeño, relató, que era su madre la que iba a comprar a dicho sitio, principalmente, para los estrenos de Navidad y Fin de Año.

Por primera vez fue a comprar este miércoles. A las 5:00 de la mañana ya estaba esperando una de las dos rutas que van hacia la frontera (11 y 263); pero logró abordar una unidad media hora después ya que iban llenas de pasajeros que, principalmente, se dirigían a comprar. El pasaje es de $0.25 y $0.40, según la ruta.

“Es la primera vez que vengo aunque ya sabía de este día de comercio que se desarrolla entre ambas fronteras. Realmente los precios son más cómodos; hallé pantalones, de muy buena lona, a $10. En Ahuachapán, por los mismos, me pedían hasta $23”, contó Gutiérrez.

Le puede interesar: Santa Ana y Sonsonate superaron los siniestros viales respecto al año anterior

Las personas pueden encontrar blusas a $5; zapatos de diferentes marcas a $25 y accesorios, como sombreros para cubrirse del sol a $4.

“Lo único es que hay que tener paciencia para buscar lo que uno desea y a buen precio porque hay de todo”, expresó el ahuachapaneco.

Algunas personas llegan a la frontera para comprar, principalmente, ropa y venderla en sus propios negocios. Aunque sólo es permitido pasar siete artículos; de lo contrario, es decir si lleva más, tendrá que cancelar los respectivos impuestos.

Los trámites migratorios son ágiles, aseguraron las personas que visitan el lugar debido al comercio que se realiza este día. Foto EDH/Cristian Díaz.

Uno de los comerciantes, quien sólo se identificó como Luis, relató que cada miércoles comienza a instalar su negocio de ropa a partir de las 3:00 de la madrugada.

Sin embargo, cada martes llega, a las 8:00 de la noche, desde la capital guatemalteca para esperar a los clientes, que se incrementan en temporadas como la de Navidad y Fin de Año.

Otros negocios comienzan a instalarse a partir de las 5:00 de la mañana.

Los vendedores no precisaron los años que tiene dicha actividad comercial entre ambas fronteras; pero señalaron que, por lo menos, son cuatro décadas donde las ventas se incrementan en el sitio, cada miércoles.

A pesar de que el comercio se realiza en el espacio que hay entre cada frontera, los salvadoreños deben de realizar el registro de salida del país en Migración. 

Del lago guatemalteco también deben de realizar el trámite ya que a su ingreso a El Salvador deben de presentar el respectivo chequeo. En ambas fronteras el proceso es ágil.

La Dirección General de Migración y Extranjería de El Salvador indicó que la frontera Las Chinamas registra un flujo diario promedio de 7,500 viajeros durante este periodo vacacional. La mayoría va de paso; pero otros se quedan comprando en el lugar.

“En el punto fronterizo de Valle Nuevo, en el lado de Guatemala, se reporta saturado el paso de turistas que quieren ingresar al país vecino desde El Salvador”, indicó la dependencia gubernamental a través de su cuenta de X, antes Twitter.

El paso vehicular se vuelve lento cuando transitan en la zona donde se instalan los comercios ya que deben de tener cuidado de no golpear a compradores y vendedores.

La actividad comercial es, principalmente, de ropa. Los negocios comienzan a retirarse al mediodía. Foto EDH/Cristian Díaz.



[ad_2]

Source link

Por ahed