El funcionario arremetió contra la gremial argumentando que está tiene “otro tipo de intereses” aseverando que su postura busca “generar un ataque” a la administración.

Tres meses lleva la crisis desatada en el sector Salud entre las autoridades gubernamentales y el personal médico que ha buscado diferentes vías para establecer el diálogo y llegar a una resolución del problema. Sin embargo los representantes del gremio médico se han encontrado con diferentes obstáculos, siendo tachados de “generar ataques” y de ser “mareros de bata blanca”.

La última solicitud del Colegio Médico (COLMEDES) para establecer una vía de diálogo con el ministro de Salud, Francisco Alabí, fue presentada el pasado 10 de agosto, que con base a la Ley de Procedimientos Administrativos, ya venció su plazo para responder.

Después de un largo silencio de las autoridades de gobierno sobre dicha petición y otras demandas del sector, el ministro Alabí se pronunció tajante argumentando que la gremial “no tiene un objetivo claro”, sino que busca “generar un ataque contra la administración pública”.

A través de la entrevista radial para la cadena 107.7, el funcionario sostuvo. “yo creo que el Colegio Médico no tiene un objetivo claro para poder avanzar en el aspecto de la mejora del trato del personal, sino que tienen otro tipo de intereses que no deben ser los idóneos”, además argumentó que “en ningún momento les ha interesado el tema de los médicos y lo vemos en diferentes posturas enfocadas en tratar de generar un ataque en contra de la administración pública, esa no es el deber ser”.

El funcionario recalcó durante la entrevista que el Colegio Médico “tiene otro tipo de intereses que a veces no deberían de ser los idóneos”.

La salud es la prioridad de los salvadoreños, revela encuesta
Representantes del Colegio Médico piden al ministro de Salud entablar diálogo por problemas en el sector. Foto EDH/ Menly González

Postura de COLMEDES

Horas más tarde, el Colegio Médico se pronunció a través de un comunicado ante los señalamientos del funcionario; exponiendo: “En vista de la atropellada y lamentable declaración del ministro de Salud Dr. Francisco Alabí, al negarse a dialogar con el Colegio Médico porque no quiere críticas, y según él buscamos objetivos políticos. Colegio Médico se pregunta ¿cómo lo afirma si nunca ha dialogado?”, reprocharon.

Añadió que los principales objetivos de la insistente solicitud de una mesa de diálogo entre ambas partes es para buscar que se aplique el debido proceso de ley a los estudiantes expulsados de los hospitales públicos y del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), así como analizar las carencias que enfrenta el personal de salud día a día para la atención de la población, entre equipo, medicamentos, insumos y sobre carga laboral.

Una situación que no es ajena a la población salvadoreña.

Casería sindical

Solo unos días antes representantes del Sindicato de Trabajadores de la Salud (SITRASALUD), denunciaron se les había suspendido injustificadamente de sus labores, negándoles el ingreso a las instalaciones hospitalarias, esto como una medida de represalia contra los participantes de la actividad frente a las oficinas del Ministerio de Salud, el pasado 8 de agosto, en la cual exigieron el pago de las nocturnidades y vacaciones, mismas que arrastran un retraso de al menos ocho meses. Aún se desconoce el número total de sindicalistas afectados y como lo han expresado a este medio es una medida para silenciar a los trabajadores, de los cuales gran parte se mantienen en el anonimato para evitar nuevas sanciones.  

“No es racional lo que está pasando”: presidente de Colegio Médico sobre formación de doctores

Tensión entre el Minsal y trabajadores de salud

Meses de tensión entre el personal de salud y las autoridades tuvieron su detonante tras el brutal accidente el pasado 20 de mayo cuando tres medicas expresaron su opinión a través de las redes sociales, durante la estampida humana que dejó nueve muertos y múltiples heridos. Comentarios que las llevaron a la separación inmediata de sus cargos, suspensión de labores y el impedimento de continuar con su formación académica en el caso de una de ellas que se encuentra en el séptimo año de la carrera.

Posteriormente el Hospital Nacional Rosales agravó la situación con la inminente suspensión de 40 médicos internos que se pronunciaron durante una suspensión de labores pacifica, medida que no interrumpió la atención de los pacientes ingresados, así como de personal médico que exigió se respetara el debido proceso para las sancionadas.

Inmediatamente después de la suspensión estas plazas fueron cubiertas con personal trasladado de otros hospitales según trascendió. Actualmente hay un grupo de al menos 24 médicos que continúa bajo suspensión administrativa.

REGRESAR A LA PORTADA



Source link

Por ahed