Marta García y Antonia Gómez son condenadas a dos años de prisión por la depredación de fauna protegida, luego de ser sorprendidas ingresando ilegalmente al país y transportando loras nuca amarilla.

Dos mujeres fueron condenadas a dos años de prisión, tras comprobarse su culpabilidad en el delito de depredación de fauna protegida, según informó el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

De acuerdo con el informe brindado por Medio Ambiente, los hechos ocurrieron el 19 de agosto, cuando, las mujeres identificadas como Marta García y Antonia Gómez, fueron sorprendidas ocultándose debajo de bancas junto a varios sacos, jaulas y cestas que contenían un total de 45 loras y un tucán, en la playa Torola, de Conchagua, La Unión.

Ambas mujeres fueron localizadas por los agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y los Infantes de Marina de la Fuerza Armada de El Salvador.

García y Gómez confesaron a las autoridades que ingresaron de manera ilegal al territorio salvadoreño por vía marítima a través del Golfo de Fonseca, por lo que fueron trasladadas hacia la frontera El Amatillo para realizar el proceso de detención e incautación de las aves, las cuales, después fueron entregadas al Centro de Rescate Temporal de Fauna Silvestre, con el fin de que recibieran atención médica veterinaria y resguardo.

Las aves eran transportadas en condiciones deplorables. Foto/ Cortesía MARN.

En el procedimiento fueron decomisadas 33 loras nuca amarilla, 11 loras frente roja cachetes amarillos, una lora corona azul y un tucán de Swanson, ya que, las aves provenían del tráfico ilegal, por lo cual, eran trasladadas en condiciones precarias, para luego ser comercializadas.

LEER TAMBIÉN: Hallan cuerpo de mujer en río de Ciudad Arce durante búsqueda de menor arrastrada por corriente de agua

Una de las razones por las que las loras nuca amarilla son buscadas; es porque obtienen relevancia generacional en las familias.

Loras nuca amarilla son parte de la fauna protegida. Foto EDH / Cortesía Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN).

Expertos han explicado que esta especie tiene la capacidad de escuchar, analizar, interpretar y reproducir el sonido.

Por eso logra capturar y entender nuestras palabras, ya que las asocian a eventos y desarrolla el reflejo con las personas que interactúan con ella porque reacciona a estos estímulos. Aunque las autoridades hacen el llamado a no comprar estas aves ya que están en peligro de extinción.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales enfatizó en que están comprometidos con proteger la fauna silvestre y en contra de la depredación de especies protegidas, así como también, contra la entrada ilegal a El Salvador.

REGRESAR A LA PORTADA



Source link

Por ahed