Un adulto puede perder más de 1,500 días en su vida si tiene un día de migraña cada semana durante 30 años, según la Asociación Española de Migraña y Cefalea. Una crisis de migraña puede extenderse entre uno y cinco días si no es tratada a tiempo.

Cada 12 de septiembre se celebra el Día Internacional de Acción contra la Migraña, una enfermedad neurológica que puede afectar de forma drástica el cumplimiento de las actividades diarias de una persona e incluso hacerla perder los años productivos de su vida.

Una crisis de migraña puede durar desde algunas horas y extenderse hasta cuatro días,  dependiendo de la gravedad de cada caso. De ahí radica la necesidad de concientizar a la población en general sobre el dolor que pueden llegar a experimentar los pacientes.

El médico internista Emilio Salazar, explicó que no existe una cifra actualizada sobre la cantidad de pacientes o personas en riesgo, pero sabe que en El Salvador una persona en cada cuatro hogares enfrenta este padecimiento.

Por lo anterior, consideró necesario conocer los factores que deterioran la calidad de vida de estos pacientes.

Debido a que cada caso puede ser diferente, los pacientes tardan en promedio cinco años en conseguir un tratamiento efectivo, debido a que los médicos pueden administrar diferentes soluciones, pero no todas son bien recibidas por el organismo.

Investigaciones presentadas por la Asociación Española de Migraña y Cefalea indican que una persona adulta con migraña puede llegar a perder más de 1,500 días en su vida si tiene 1 día de migraña a la semana durante 30 años.

El especialista salvadoreño recalcó “lo que sucede es que la migraña que lo vemos como un dolor de cabeza, pero realmente lo que ocurre hay actividades eléctricas en la neurona muy similares  cuando ocurre una convulsión y puede estar perdiendo neuronas en cada crisis”.

“Muchas personas pueden parecer migrañas y no se han dado cuenta o diagnosticado a tiempo. Son episodios crónicos que se van a repetir durante mucho tiempo. Es un dolor punzante que pueden sentir en un solo lado de la cabeza y que empeora con el ejercicio”, señaló el facultativo.

 “Una característica que la diferencia del dolor de cabeza común es el aura o aviso que ocurre antes y eso puede ser simplemente que el paciente no se siente mal, molesta a la luz”, señaló.

Identificar detonantes

Uno de los puntos fundamentales para el tratamiento de la enfermedad es la identificación de los detonantes del problema, los cuales pueden concentrarse a nivel alimenticio, estrés, cambios de clima entre otros.

El médico recalcó que uno de los pasos más importantes es la detección del “aura”. “25% de los pacientes pueden identificar estas auras o avisos que va haber un episodio, que ocurren antes y eso puede ser que simplemente tienen malestar general”, detalló el especialista.

Los síntomas del aura pueden incluir alteraciones visuales momentáneas. En este punto los medicamentos antimigrañosos tienen un mejor efecto y no cuando el episodio ha iniciado como muchos pacientes creen, de ahí radica la importancia de aprender a conocer el cuerpo y sus señales de alerta.

“Cuando el paciente aprende a reconocer el aura o el aviso y se toma la medicación en ese momento en el que no le duele la cabeza, puede impedir que esa crisis ocurra o disminuir en intensidad”, señaló Salazar.

Cuidar alimentación

Entre los factores externos que un paciente puede controlar para evitar un episodio de migraña se encuentra la alimentación, debido a que algunos componentes pueden llegar a desencadenar una crisis o incrementar el dolor experimentado.

Los especialistas sugieren tener especial cuidado en el consumo de azúcares, lácteos, alimentos procesados altos en nitratos, glutamato monosódico y edulcorantes artificiales, frutas como el aguacate, bananas, cítricos e inclusive las carnes.

Hay otros factores desencadenantes como el estrés, el cansancio, las preocupaciones, un cambio en el estilo de vida es fundamental para los pacientes llevando una rutina que incluya ejercicios o actividad física así como dormir al menos siete horas diarias.

“En estos pacientes es particularmente importante los niveles de estrés que pueden manejar y ayudar a practicar ejercicios de meditación, relajación. Aunque está demostrado que si tiene una base neuro vascular”, es decir la inflamación de las arterias que recubren el cerebro generando estas crisis.

Según el especialista las variaciones de clima pueden generar un papel importante “que de pronto esté muy caliente y se pone muy helado, eso les desea los episodios de migraña, los cambios de presión atmosférica que pareciera ser imperceptible, es decir, no nos damos cuenta si hay más presión atmosférica o menos presión o humedad, pero los cambios en la presión también le pueden provocar migraña, es decir, cuando cambia la presión atmosférica cuando suben a una montaña o cuando bajan al nivel del mar cuando hay cambios en las alturas, eso básicamente esta paciente por eso”, dijo Salazar.

Para llegar a un tratamiento adecuado los pacientes deben contar con un historial clínico completo y sometiéndose a varios exámenes médicos para determinar los factores desencadenantes inclusive si hay antecedentes familiares. Esto representa un 90% del diagnóstico debido a que el último paso es la realización de exámenes de imagen cerebral para descartar tumores, hemorragias u otras afectaciones.

REGRESAR A LA PORTADA



Source link

Por ahed