[ad_1]

En 2022, la cobertura de vacunación contra sarampión fue de 65 % (1° dosis) , 32 puntos porcentuales menos respecto a la de 2020, según la Organización Panamericana de la Salud bMédicos explican que la baja cobertura en vacunación pone en riesgo al país de que enfermedades como esta vuelvan a aparecer, afectando principalmente a población infantil

En diciembre de 2021, Carlos M. debía recibir la vacuna de los 10 años contra el tétano y la difteria en el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS). No obstante, recibió la inmunización un año después de lo indicado, y después de varias visitas al hospital policlínico Zacamil.

Su padre, de 44 años, señala que desde que su hijo cumplió los 10 años asistió al centro médico cercano a su domicilio para que se le aplicara la vacuna. En su momento se le informó que se había terminado y que regresara “dentro de un mes, tal vez ya había ingresado”.

“Fuimos en varias ocasiones, pero nunca había. Siempre me decían que siguiera llegando a preguntar. Fuimos varias veces, también preguntamos por teléfono, pero siempre había desabastecimiento. Muchas familias estaban en la misma situación, pero así nos toca, esperar hasta que lleguen”, expone el padre, quien prefiere no identificarse.

Para el entrevistado, vivir cerca del hospital le permitió poder regresar en varias ocasiones a buscar la vacuna. Una de las preocupaciones para este padre era el tiempo que su hijo pasaría sin estar protegido contra una enfermedad que es prevenible con la aplicación de Td (tétano y difteria).

Lee también: Médicos alertan incremento de casos de paperas de origen infeccioso

Carlos fue uno de los niños en El Salvador que no pudo ser inmunizado debido al desabastecimiento de vacunas en el sistema de salud.

En julio de 2023, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) dio a conocer en su informe sobre la cobertura de vacunación en sus Estados miembros, que en El Salvador se registra una caída en la cobertura de todas las vacunas esenciales. Reveló que la cobertura para 2022 rondaba entre el 58 % y el 86 %, lo que significa que el país no logró en 2022 recuperar su cobertura de inmunización que se había alcanzado previo a la pandemia de covid-19.

Esta situación genera un panorama preocupante para expertos en salud, quienes advierten que la baja vacunación incrementa el riesgo de brotes de enfermedades erradicadas en América Latina, incluido El Salvador, situación que también ha sido advertida por la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

“Las coberturas de vacunación están por debajo de lo aceptable. La mayoría anda por debajo del 80 %. Esto puede llevar a complicaciones delicadas, y que enfermedades que se han logrado erradicar, como el sarampión, pudieran emerger”, opina el doctor Iván Solano Leiva, médico infectólogo salvadoreño.

Por su parte, el doctor Rolando Espinoza, pediatra y miembro del Colegio Médico de El Salvador, también ve con preocupación la baja cobertura en vacunación infantil, una situación que, a su juicio, pone en riesgo a esta población, que no ha logrado recibir alguna de las inmunizaciones.

“No tenemos surgimiento de estas enfermedades actualmente, pero si no se cumplen las coberturas mínimas requeridas caemos en el riesgo de que pueden aparecer mediante casos importados”, explica Espinoza.

El doctor Jorge Panameño, especialista en infectología e inmunización, opina que “las coberturas de vacunas en El Salvador han disminuido en un nivel extremadamente crítico, por ejemplo, la poliomielitis que bajó la cobertura al 74 %. También ha bajado la cobertura de rotavirus y otras citando como fuente el informe de la Organización Panamericana de la Salud”, agrega el experto.

En el caso puntual del sarampión, explica, “si no tenemos arriba del 98% de cobertura, el riesgo de que un día la enfermedad venga y vuelva a brotar afectando primordialmente a niños, nos podría hacer retroceder a la década de los 60, 70, y más atrás, donde la mortalidad infantil era enorme”.

Cobertura en vacunación comenzó a retroceder en 2022

Unicef resalta que la cobertura de vacunación en El Salvador comenzó a dar pasos atrás en 2022, obteniendo cifras aún por debajo del promedio generado en 2020, cuando el mundo se vio golpeado por la pandemia del covid-19.

También: Salud | Trabajadores de Salud denuncian «cacería sindical», acoso y despidos injustificados de parte del Gobierno

El estudio desarrollado junto a la Organización Mundial de la Salud: “El Salvador: Estimaciones de OMS Y UNICEF de cobertura de inmunización: revisión 2022” señala además que para ese año El Salvador pasó un mes sin vacunas.

El desabastecimiento se dio principalmente en el fármaco contra la tuberculosis, la DTP1 (primera dosis contra la difteria, el tétano y la tos ferina en el primer año) así como de la DTP3 (tercera dosis), Pol3 (tercera dosis para la poliomielitis).

Para esa fecha, el organismo internacional señaló además que El Salvador es el país de Centroamérica con la menor cobertura de vacunación en niños menores de cinco años.

“Hay un riesgo en este momento de que enfermedades que ya están eliminadas en la región”, como la poliomielitis que no han surgido casos desde hace 30 años, “pueden regresar”, advirtió el director de la OPS, Jarbas Barbosa. Añadió que esta es una amenaza latente debido a que algunas de estas enfermedades no han sido erradicadas de forma permanente a nivel mundial y los casos podrían ser importados a través de viajeros.

Para el caso de El Salvador, dice la OPS en el perfil de país de Salud de Las Américas, “para 2022 la cobertura de vacunación contra el sarampión fue de 65 %, lo que representa una disminución de 32 puntos porcentuales respecto a la cobertura que se tuvo durante el año 2020”.

“Es una situación grave porque hablamos de enfermedades que ya están erradicadas o disminuidas y que son prevenibles con la inmunización”, opina Morena Murillo, del Foro Nacional de la Salud de El Salvador, una organización de participación ciudadana que viene trabajando desde 2010 en la vigilancia y contraloría en el sistema de salud pública.

Médicos especialistas salvadoreños retoman estos datos para exponer a la población el grado de importancia que tiene para los menores contar con un esquema de vacunación completo y sin retrasos.

Panameño señala que existe una diferencia entre erradicación y control: la primera busca que los casos lleguen a cero evitando el riesgo de nuevos brotes, pero si solo han sido controladas existe la posibilidad que estas surjan nuevamente.

Entre las enfermedades prevenibles, expone, se encuentra el sarampión, poliomielitis, tosferina, difteria y tuberculosis, entre otros

En 2016 la región de las Américas fue declarada libre de sarampión, una enfermedad grave y altamente contagiosa; no obstante, para 2022, seis países de la región reportaron casos importados: Argentina, Brasil, Canadá, Ecuador, Estados Unidos y Paraguay, según datos de la OPS.

Es en esta línea que los profesionales en salud llaman a inmunizar a la población infantil sin atrasos. Muchas de estas enfermedades, advierten, presentan mayor complejidad en los primeros años de vida.

“No nos daban acceso para poder ponerle las vacunas”

Al igual que Carlos, ahora de 12 años, en la zona rural de Antiguo Cuscatlán, en La Libertad, Nicole F. experimentó dificultades para obtener la aplicación de los inmunizantes.

Según explicó la madre de la menor, en 2020 llevó a la niña a la unidad de salud para cumplir con el esquema de vacunación; sin embargo, no obtuvieron la respuesta esperada.

“Fuimos varias veces pero no nos dieron el acceso para poder ponerle las vacunas a la pequeña”, dijo la entrevistada. En ese momento Nicole tenía cuatro años y debía recibir el segundo refuerzo de difteria, tosferina y tétanos. En mayo de 2021, cuando Nicole cumplió cinco años, la unidad de salud de su municipalidad retomó la aplicación de las vacunas pendientes a la menor, según explicó la madre, quién prefirió mantenerse bajo el anonimato.

Para la familia de Nicole movilizarse a la unidad de salud implicaba un esfuerzo, debido a que ellos se encontraban en una zona de difícil acceso en la zona rural, lo que implicaba para ellos invertir recursos para trasladarse y consultar la disponibilidad de las vacunas.

REGRESAR A LA PORTADA

[ad_2]

Source link

Por ahed