En el barrio El Molino, en Usulután, privan la consternación y la impotencia por la muerte de una niña a causa de los golpes que presuntamente le ocasionó su padrastro.

A dos días de la muerte de una niña de tres años a causa de los golpes que presuntamente le propinó su padrastro, René Alberto R., los habitantes del barrio El Molino, Usulután, se muestran consternados y frustrados.

El barrio El Molino está a cinco minutos del centro de Usulután. Es de apariencia apacible, una zona que según el paso de las cuadras puede determinarse que hay familias que tienen una mejor economía que otras; hay calles pavimentadas y otras son de tierra. En estas últimas es donde está el mesón donde Rene vivía con su pareja. El domicilio no se pudo ubicar con exactitud debido a que, según los vecinos, que fueron interrogados por la policía, les advirtieron que no debían dar esta información a nadie.

Pero, de acuerdo con vecinos, René vivía desde hace más de un año con su pareja y las dos hijas de ella en un mesón cerca del balneario El Molino. La madre de las niñas era originaria de San Miguel y tiene entre 22 y 24 años. Ella también ha sido capturada por el hecho.

Morena (nombre ficticio para proteger su identidad), una comerciante de la zona, relató que la madre de las niñas se había dedicado a ser ayudante de pupuserias y tortillerías de la zona y René trabajaba de repartidor, no especificó de qué. “Él la maltrataba a ella pero nunca había golpeado a las niñas”, dijo.

La comerciante agrega que la pareja reñía constantemente y dejaba solas a las niñas por ir a trabajar. “Daba lástima por las niñas”, expresó Morena. Según ella, los vecinos del mesón habían interpuesto una denuncia en la policía en noviembre por los constantes conflictos que tenía la pareja, pero ninguna autoridad llegó al lugar a verificar.

Los vecinos afirman que aunque había conflictos, hasta donde se habían dado cuenta, René no había golpeado a las menores. “A saber qué le habrá pasado o en qué estado estaba para que hiciera eso (la agresión)”, dijo otra comerciante de la zona.

Un mecánico de la zona dijo que tenía 20 años de vivir en el barrio, pero que era primera vez que un hecho así ocurría.“Soy padre de familia y creo que un hombre tiene que estar loco para hacerle eso a una niña o niño que no tiene la culpa de nada”, externó.

Policía no se pronuncia
Para corroborar las declaraciones de los entrevistados, se buscó la versión de la policía en la delegación que se encuentra a unas cuantas cuadras del hecho. El cabo que estaba en turno se comunicó con el oficial a cargo, el cual mandó a expresar que no podía atender al equipo de El Diario de Hoy.

Sin embargo, usulutecos recriminaron el proceder del presunto hechor a través de las noticias en redes sociales y en un sondeo realizado en el casco urbano de la ciudad los entrevistados se mostraron consternados y pidieron a las autoridades proteger de mejor manera a la niñez salvadoreña, así como también aplicar un castigo severo a René.

En El Salvador durante el año 2023 según el observatorio del Consejo de la Primera Infancia, Niñez y Adolescencia (Conapina), entre el 1 de enero y 31 de octubre del 2023 se registraron 26,993 vulneraciones a menores de edad, de las cuales al menos 4.589 fueron casos de maltratos de padres de familia.

Las instituciones a las que se puede pedir orientación o ayuda en este tipo de casos son Conapina, que tiene a su disposición el número 119 para realizar denuncias. La Procuraduría General de la República tiene un WhatsApp de emergencias, el cual es el 7851-1215. También la PNC tiene a disposición el 911 y la Corte Suprema de Justicia tiene el 118 activo las 24 horas del día para brindar orientación para todos los tipos de violencia.

Conocidos de la familia dijeron que la niña estaba siendo velada en San Miguel y que su hermanita se encontraba también en el hospital Bloom.



Source link

Por ahed